lunes, 20 de octubre de 2014

Comenzando con el japonés (はじめまして!)


Como muchos sabréis, he comenzado mi carrera universitaria hace un mes y pico (¡y menudo mes!). Quizás algunos recordéis, además, que una de mis asignaturas es Japonés. Se trata de un curso bastante intensivo, en el que la sensei no se detiene en absoluto con ningún obstáculo (¿Hiragana y katakana? ¡Minucias! ¡Eso en una clase está visto!). Es por ello por lo que, al igual que muchos estudiantes de otros tantos idiomas, nos encontraremos con muchas piedras en el camino desde el principio y más de uno se echará atrás (de hecho, compañeros míos que empezaron en japonés se cambiaron solo una semana después a otro idioma "más fácil"). 

Ante estos obstáculos, la clave no es agobiarse y dejarlo, sino disfrutar. Hay que disfrutar aún de las dificultades, tomárselo todo con filosofía y buscar métodos alternativos a forzar la memoria bruta como si estuviésemos estudiando una asignatura teórica. 

Me compré Japonés en Viñetas I.
Bastante antes de empezar con el japonés como parte de mis estudios universitarios, me compré el primer libro de la serie 'Japonés en viñetas', del afamado Marc Bernabé. Además, hay que destacar que compré la edición antigua (por desconocimiento de que se iba a publicar una nueva) y, pocos meses después, se publicó la nueva (y me cagué en Dios).

Hay que decir que es un método muy bueno, entretenido y genialmente explicado. PEEEEEEEEEEEERO tiene un escollo muy grande para aquel que se acerque a él sin tener ni idea del idioma japonés (como yo en su día). Se trata de los dos silabarios japoneses (hiragana y katakana), los cuales se te entregan en las dos primeras lecciones como si nada. Te dice: "apréndetelos" y pasa a otras cosas. Siendo los silabarios la herramienta fundamental del idioma, se hace prioritario aprenderselos. Sin embargo el libro no te da ninguna referencia o indicación, por lo que el estudiante tiende a pensar que debe estudiárselos de memoria, copiando muchas veces las filas o columnas del silabario (como yo mismo hice). El resultado es, salvo honrosas excepciones, fatal. Lo dejarás por imposible (como hice yo mismo) y se acabó 'Japonés en viñetas'.

Comienzan las clases: Minna no nihongo I.
Así pues, llegué a las clases de japonés en la universidad, sin saber nada (ya que el nivel del que empezábamos era, en teoría, 0). Y ahí me encuentro con un libro llamado Minna no Nihongo (みんな の 日本語), el cual es muy caro (90 euros si se compra con su complemento 'Minna no nihongo: Traducción y notas gramaticales), del cual todo el mundo echa pestes (tanto profesores como alumnos) y que está íntegramente en japonés. Se trata del libro de japonés más accesible y usado en todo el mundo (a pesar de tener fama de ser un método tan malo).

En cualquier caso, el libro está enteramente en japonés, por lo que urge aprender aquellos temidos hiragana y katakana que no pude estudiarme de memoria. En concreto, tenía una semana para estudiar los hiragana y otra para estudiar los katakana.

Así que, queridos amigos, ¿cuál era la clave? Divertirse.

Probar métodos alternativos: Kana para recordar.
Y entonces me topé con otro libro del todoterreno Marc Bernabé. Concretamente se trata de 'Kana para recordar', el cual promete en su portada que aprenderás los hiragana y los katakana en 3 horas cada uno. ¿Es eso cierto? Sí.

Recomiendo encarecidamente a todo aquel que, como yo, fuese derrotado por estos caracteres al intentar aprenderlos a base de memoria bruta. Este libro utiliza reglas mnemotécnicas y asociaciones inverosímiles de palabras para crear pequeñas historietas con las que recordar cómo se escribe y cómo se lee cada sílaba. Lo absurdo de estas historias hace que se te quede para siempre grabado en la memoria que わ son 7 enanitos ninja que murieron ahogados en un tsunami de WAsabi (y se lee "wa").

No obstante, cuando ya te sepas todo esto, notarás que lees como un niño de parvulario. Es como ir en una bici con "ruedines". Y esos "ruedines" hay que quitarlos.... ¿Cómo los quitamos?

Tomarse el idioma como un juego: Kana invaders.
Ahora se trata de quitarse los "ruedines". ¿Cómo lo hacemos? Pasándolo bien. Para ello hay multitud de jueguecitos por internet (tanto en pc como en móviles y tablets).  Gracias a estos juegos, mejoraremos nuestra velocidad de reconocimiento de los caracteres, de tal manera que ya no se trate de recordar la historia que te contaban en 'Kana para recordar' sino simplemente identificar los caracteres.

Existen muchas opciones, como 'Obenkyo', una app con la que puedes hacer tests de identificación de hiraganas y katakanas. No obstante, mi preferida es 'Kana invaders', un jueguecito parecido a 'Space invaders' en el que te aparecen hiraganas o katakanas y tú debes escribir con tu teclado cómo se lee dicho caracter para disparar las navecitas y hacer que desaparezcan.

Así, iremos adquiriendo velocidad y preparándonos para el estudio de la gramática japonesa y de los temidos kanjis...

Continuará... (O no)

12 despropósitos :

Ghaaby Captor dijo...

Ohayo!!

woow ves japones O.O que genial!!

Yerai Feijoo dijo...

Yo mismo usaba el Obenkyo cuando iba a clases de japonés básico. Era bastante ameno la verdad, y lo usaba para repasar para los exámenes.

Hécate dijo...

Siempre he querido aprender japonés pero ahora me estoy dando cuenta de que no voy a poder (a no ser que mi vida gire 360 grados) porque ya dedico mi carrera y mi tiempo libre a otros idiomas T.T
En cuanto a lo de que en la universidad empiezas de cero...JA.JA.JA no sabes tú lo que estoy sufriendo en griego moderno (cosa que no debería suceder porque estudio el antiguo).
En fin, ¡ánimo! :)

Joseph dijo...

おおおお、面白い。。。
じゃ、日本語はうつくしい,でも漢字は難い。
私がわからに問題なしひらがなとかたかな
日本語読みに時そしてお前がわかるはすごい

かんばろう!ダビッドくん!

Luar dijo...

Me ha encantado esta entrada, llevo queriendo aprender japones desde hace años pero nunca me he animado, además de que no sabía por donde empezar. Pero oye, me has ayudado a saber por qué libros empezar, como ir poco a poco, etc (eso sí, quiero intentar meterme este segundo cuatrimestre o en el intensivo de verano al servicio de idiomas de mi uni, va a ser una locura XD)

Diego dijo...

Primera vez que comento en el blog, para decir que me ha encantado la entrada. Siempre he tenido curiosidad por aprender japonés (no de forma "profesional" pero sí aprender alguna cosilla) así que lo mismo me animo con el libro de "Kana para recordar", sabes si en las nuevas ediciones de "Japonés en viñetas I" corrige lo que dices o cambia mucho el contenido del libro?

Joseph dijo...

Bah, como el anterior comentario que puse estaba en japo pos ahora un par de cosas en nuestro hermoso castellano que se me quedaron en el tintero:

Al parecer soy de esos idiotas que se les ocurre ponerse a aprender kana sin libro y copiando los caracteres. ¿Funcionó? Sí, pero porque me ponía a escribir gilipolleces en castellano usando los dos silabarios.
Ahora tocan los temidos kanjis y otros detalles para hacer oraciones; y en lo personal... Estructura a tomar por culo de momento, que si me entienden los japos pues no está mal.

RhapsodyRed dijo...

@Yer De hecho, mi propia profesora, Masako, nos recomendó Obenkyo. Está muy bien para según qué cosas, aunque en el post he preferido centrarme en Kana Invaders, que está mucho más orientada a principiantes.

@Hécate Dímelo a mí, que con el alemán "empiezo de cero" y en solo unas semanas ya estamos dando cosas que no son de nivel principiante ;_;

@Joseph(1) Entendido casi entero. xDDD

@Luar Si yo hubiese tenido las referencias que he puesto en este post, ahora tendría mucho mejor nivel. Así que para vosotros que ya lo sabéis será mucho más fácil y, sobre todo, divertido^^

@Diego, gracias por comentar^^ Espero verte por aquí más a menudo :D Hasta donde tengo entendido, en la nueva edición de Japonés en viñetas cambian algunas cosas (nada realmente importante), pero esta en concreto no. Te sigue dando los hiragana y katakana en una tabla y ¡a estudiar!
Mi recomendación, pues, sigue siendo 'Kana para recordar', que te aseguro que es muy divertido, útil y rápido.

@Joseph(2) A ver, a mucha gente le funciona lo de aprendérselos de memoria a golpe de escritura, pero segurísimo que empleaste más de las 2 horas 40 minutos que empleé yo (cronometradas). El esfuerzo que te costase ya depende de la capacidad memorística de cada uno. Sin embargo, los expertos dicen que la memoria imaginativa (potenciada en el libro que recomiendo) es más práctica y beneficiosa que la memoria bruta.
Sobre lo demás:
De los kanjis hablaré en unas semanitas, cuando ya me haya puesto en serio con ellos.
Y de las estructuras, no las desatiendas, que la gramática siempre es importante (y más en el japonés que, salvo honrosas excepciones, es más fácil que el mecanismo de un chupete).

Chiheisen dijo...

Me ha gustado mucho tu entreda. Precisamente yo me he empezado a interesar por aprender japones este verano (ya domino hiragana y katakana) pero por ahora aprendo por mi cuenta. Yo también voy a usar el minna no nihongo pero como tu bien dices, no es nada barato asique por ahora voy ahorrando. Espero que ninguno de los dos dejemos el japones a medias
¡Ánimo con el estudio! :)

nyam65 dijo...

こんにちは!Muy de acuerdo con que hay que disfrutar cuando uno quiere aprender algo, aunque parezca imposible.Para el estudio de kanjis te recomiendo de la misma manera que aprendiste los kanas, con la mnemotecnia. Para eso tienes el libro kanji para recordar, que te recomiendo encarecidamente. ¡Saludos!

Kokoro dijo...

Tu podrás con el japonés y con el alemán y con el italiano. Todo es ponerse un reto :D

¡Un abrazo!

Bikooo2 dijo...

En el Salón del manga los de la editorial Satori anunciarón un nuevo metodo de aprender Japones que han sacado ellos Koi Manual Básico de japones, decian que estaba enfocado a hispanohablantes, y por el vistacillo que le eché por encima no pintaba mal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...